viernes, 23 de mayo de 2014

Vida cotidiana en la Grecia Antigua...




Religión: La vida cotidiana y la religión estaban muy unidas. Los griegos tenían una religión politeísta y antropomorfa, es decir, existían muchos dioses y su apariencia física y comportamiento eran semejantes a los humanos, pero a diferencia de éstos, eran inmortales y tenían grandes poderes. Todas las ciudades griegas compartían esta religión politeísta y cada ciudad tenía un dios proyector. Los dioses más importantes vivían en el monte Olimpo.

Los griegos rendían culto a sus dioses de diversas maneras: sacrificios rituales u ofrendas, actos religiosos o juegos como los celebrados en Olimpia en honor de Zeus, en los que participaban todas las polis griegas. El triunfo de los juegos honraba a la familia del atleta y a su ciudad natal. Los primeros juegos olímpicos se celebraron en el siglo VIII a.C.

Los dioses intervenían constantemente en la vida de los hombres, por los que, según sus historias, los héroes eran hijos de un dios o una diosa y un mortal. Algunas de estas historias fueron recogidas por Homero en la “Ilíada” y en la “Odisea”. Estas historias tenían un gran contenido religioso que se transmitían oralmente y se llamaban mitos, y la disciplina que los estudia se denomina mitología.

Formas de vida: Los antiguos griegos obtenían casi todo lo que necesitaban de su tierra: trigo y cebada para hacer pan, guisantes, habas, vides, olivos y frutales. Comían carne sólo en ocasiones especiales.

Solían construir sus templos con sólidas piedras, pero sus casas eran mucho más sencillas y, tanto en la ciudad como en el campo, las casas estaban hechas de adobes secados al sol.

Los viajes por mar eran muy frecuentes. Los juegos, los festivales y el comercio eran las razones fundamentales para viajar. Las naves de guerra eran los trirremes, barcos más veloces, gracias a los numerosos remeros de que disponía.

Vídeo: Dioses Griegos.


Vídeo: Campeones de Olimpia (resumen). Serie de TVE emitida en el 2004, con motivo de los JJ.OO de Atenas, que recreó con auténticos atletas las modalidades clásicas de la competición en los juegos de Olimpia. Con la realización a cargo de Xavier Borrell, la serie fue coproducida en colaboración con otras televisiones europeas.